domingo, 9 de diciembre de 2012

Volvemos a la brecha

Hola compañeros, después de una larga temporada de ausencia en la red, vuelvo a dar la lata.

A veces hay que dejar la devoción en alas de la obligación, pero a partir de ahora espero que podamos estar en contacto más a menudo.

Tampoco os perdisteis gran cosa desde mi entrada anterior. Las jornadas de pesca se pueden resumir rápido: pocas, muy sufridas y con apenas escama.

Así que mucho peixe no puedo poner, por lo que sobre todo pondré algunas fotos de lances que me gustan…

Como esta de Fran con un sargo aferrado.










 O esta otra tratando de poner el cebo en medio de la espuma.

Soy un enamorado de las puestas de sol, así que os pido que tengáis paciencia con este tipo de fotos, ya que me cuesta no ponerlas.

Lo cierto es que en la mayoría de las jornadas la lubina brilló por su ausencia, lo que no anduvieron escasas fueron las algas, y en casi todas tocó sufrirlas hasta el punto de casi tirar la toalla.


La gran cantidad de algas que había empozadas en las playas, hizo que los sargos se arrimaran a los arenales, por lo que fue la captura más frecuente en nuestras jornadas de surfcasting.

Lubina se tocó poca y aún por encima de tamaño muy escaso que volvía al agua. Aunque alguna buena se puso en tierra como podéis ver en la foto, este año las gordas no quisieron nuestros anzuelos, y excepto Fran, que trincó ese bonito robalo, el resto nos tuvimos que conformar con alguna que otra de poco más de 3 kg y también con alguna que otra pelea con robalos que terminaron ganándonos la partida (supongo que porque eran tímidos y no querían salir en la foto XDDD).




Para terminar este ‘resumen’ desde mi anterior entrada, os pongo la foto de la penúltima salida a playa con Fran, donde como veréis, los sargos ganan a las lubinas por goleada.

No es que me moleste trincar sargos a surfcasting, pero prefiero ponerlos en seco con la bolla, es mil veces más divertido.

Ya casi llegamos a hoy, así que os pongo la foto de mi última salida a bolla. La calada elegida fue esta, si bien está sacada cuando marchaba, ya que llegué de noche.


Monté un 0,26 para la calada, le puse unos 4 metros desde la bolla al anzuelo, bolla sin lastrar, aunque el plomo principal lo puse pegado a ella y un plomín a 3 cuartas del anzuelo. El primer lance lo hice sin apenas luz, lo que hizo que al rato no viera el corcho. Cuando tensé para ver si moviendo la bolla la localizaba, la vara empezó a dar tirones como una loca y puse en tierra un buen sargo. En menos de una hora hice toda la pesca, luego desaparecieron y aunque me moví y toqué puestas con un color precioso en el agua, no volví a saber de ellos. 








Y por  fin, para poneros al día, mi salida de ayer a surfcasting.

A favor que las playas estaban limpias de porquería, lo que ya anima a uno, en contra que el tamaño de las lubinas sigue dejando mucho que desear.

El surfcasting suele ser sacrificado, pero a estas alturas más, que las picadas suelen ser pocas y el frio mucho. Sin embargo, en esta jornada se cumplió más lo segundo que lo primero, ya que hubo bastantes toques de lubina si bien de tamaño escaso. Al final se soltaron unas cuantas y los cuatro que fuimos nos llevamos lubina a casa. Bueno, los cuatro no, que el Jaime se le dio por ser original y fue el único que no las tocó, pero no se puede quejar que marchó con una bonita raya y un rodaballo bien majo.

Se me olvidaba, la playa pescada fue Espiñeirido, aunque la foto no corresponde a dicha playa, ya que las que saqué me salieron movidas y no me gustan (sería por la ansia que tenía después de tanto tiempo sin tocar arena XDDD)


Un saludo compañeros, buena pesca y hasta la próxima. 

sábado, 2 de junio de 2012

Llegó la Primavera

Hola compañeros, la primavera suele ser la estación donde las condiciones para la pesca son más cambiantes, y es tiempo de adaptarse a ellas y probar otros palos.

Os cuento, por especies, como van hasta el momento las cosas, empezamos:



La lubina

Pese a que es mi ‘especialidad’, no he visto ni una sola escama. Tres intentos sin sentirlas y no hay excusa que valga, las condiciones para su pesca fueron en general buenas.  Una mar decente, incluso muy buena en ocasiones, las algas sin molestar apenas y las gametas largas pescando en casi todo momento (es decir, sin liarse) pero no estaban o no supe dar con ellas.

Tarde o temprano tendrán que arrimar a las playas, así que seguiremos intentándolo que ya se echan de menos.



El sargo

De este no tengo queja, unos días más y otros menos, pero siempre se sintieron. Este año se portaron bien, siempre estuvieron ahí para entretener la jornada.



La penúltima salida fue espectacular, jamás se me dieron de esa forma. La marea cuadraba con el anochecer y decidí esperarla en la puesta de la foto. De cebo una caja de 800 gr de langostino, boya asturiana sin plomar, bajo del 0,26, calado 4 metros y plomada principal a un metro de la boya + un plomin a 50 cm del anzuelo.

Empezaron a entrar bogas, aunque algún sargo salteado también salía. Pero a eso de una hora antes de la plea, los sargos estaba espesos. Las bogas y los sargos anteriores habían mermado bastante mi provisión de cebo, así que terminé haciendo 3 encarnes por cada langostino que me quedaba (aprovechando incluso las cabezas), pues amigos, era igual lo que les pusiera y si había color o no en la puesta, según tocaba la boya el agua, esta desaparecía dentro de ella. Al final me llevé los de la foto, pero ese día puse más de 30 en seco y muy poquitos estaban por debajo del kilo. Cuando apenas había luz subía el monte y viendo la calada desde lo alto, aún se veían platear los sargos en ella.

El pargo

Por ahora sólo una salida a ellos, después de darle a la dorada me acerqué a ver si ya arrimaran. Es una pesca veraniega donde las haya, de esas que hay muchas
picadas pero la mayoría es de pescado pequeño que bien no prende o bien se devuelve al mar por su escaso tamaño. La verdad es que es entretenida pese a que es casi imposible ver sacar hilo a la vara, digo casi, porque algún congrio que otro de vez en cuando te mete un arreón a la caña. Según llegué se puso en seco algún pargo curioso que fijo me hará disfrutar también de el en la mesa, pero cuando la marea llevaba 3 horas subiendo solo entraron de tamaño pequeño que fueron devueltos.

Y por último la dorada

Curiosamente es una especie que me encanta pescar, pero que normalmente se me resiste, sin embargo este año no hay queja, parece que no se dan decidido a entrar tan bien como otros años, pero yo voy teniendo mucha suerte ya que en todas las ocasiones que fui, o bien no vi sacar ninguna o bien la única que salió fue en una de mis varas.

Supongo que es para compensarme por lo de las lubinas XDDDD



Un saludo compañeros, y buena pesca


jueves, 10 de mayo de 2012

El libro de un amigo


Hola compañeros, siempre es muy complicado controlar totalmente cualquier técnica de pesca, y creo que sólo la práctica nos puede llevar a estar cerca de conseguirlo, pero también es cierto que tendremos muchísimo camino andado si un maestro en ella te explica cuando, donde y cómo se deben hacer las cosas.

Hay muchos buenos pescadores, pero muy pocos que como Ramón Montenegro (Ramontxu), sepan explicar de forma tan clara los secretos de la pesca,  por eso me atrevo a recomendaros este libro.

Un saludo y buena pesca compañeros 



domingo, 22 de abril de 2012

En buena compañía…


Hola compañeros, estos días la pesca está un poco parada, no logro dar con los peixes en condiciones, pero no hay queja, a falta de peixe hubo buena compañía. Vinieron por estas tierras dos buenos amigos, excelentes pescadores y mejores personas con quienes tuve el placer de compartir un ratito de pesca.



Hace unos días vino Jose (sargoboya), el mar por ‘nuestros dominios’ estaba que daba pena y nos tuvimos que ir más al norte, a cotos que no conocíamos para el corcho en busca de algo de mar para tentar al sargo.


El resultado fue desastroso, entre los cuatro sólo salieron unas agujas y tres sargos, y no fue por intentarlo, ya que aprovechando que íbamos a hacer kilómetros, llevamos también las varas de fondo para ver si estaban las lubinas, pero ni lubina ni sargo estuvieron por comer esa jornada.

Ayer al amanecer quedé con Antonio (Valladolid), que pasaba unos días aquí cerca, para ver de sacar unos sargos.



La jornada en lo que se refiere a la pesca resultó mas desastrosa aún que con Jose, ya que la mar estaba escasa para las puestas buenas y para colmo nos llovió casi todo el rato y con un viento que a duras penas se aguantaba. Esto hizo que no esruvieramos mas de una hora escasa en el pedrero y remataramos la jornada en un bar, hablando amigablemente frente a un desayuno. Tengo que reconocer que pocas cosas hay tan agradables en esta afición nuestra que encontrarse con los amigos.



Entre visita y visita, alguna salida al sargo se hizo, con poco sargo que apañar, aunque el color fuera bonito y las mareas buenas.

Como veis en la foto, el color del agua era francamente bonito. En esta ocasión había una nortada de tres pares y me lo pasé bien gracias a las agujas, 7 u 8 se pusieron en tierra y gordas, que hacían doblar bien la vara. Solo me traje la primera, ya que aunque me gustan en escabeche, con una ya me llega.

La anécdota de la jornada fue el sargo mas grande que se ve en la foto, ya que vino robado por cerca de las aletas ventrales, lo que además de hacer que tirara como un burro, lo hacía describiendo círculos en el agua, lo que me dejó descolocado. Hasta que no lo vi, me estuve rompiendo la cabeza pensando que leches de peixe tendría aferrado, ya que hasta el momento nunca me picara nada que trabajara de esa forma.


También le di un tiento a la dorada, con cabreo incluido.

Me fui para las piedras, a una postura que me gusta para tentarlas, y al poco de lanzar las cañas oí una buena sarta de juramentos e insultos procedentes de tres pescadores que tenía a mi izquierda y dirigidas hacia los tipos de la barca, pues les estaban echando las redes donde ellos estaban pescando. Acto seguido pusieron proa a donde yo estaba y me echaron las redes a escasos 40 metros en frente mía, me dio el tiempo justo de recoger para no perder los aparejos. Como no sabía mejores insultos que los que ya les habían dicho los otros pescadores, opté por no decir nada y cambiar de sitio. La verdad, a veces dan ganas de largarles un plomazo, pero no debemos caer en eso, un plomo de 150 gr puede abrirle la cabeza a una persona y dejarla muerta. Al menos tuve la recompensa de sacar una dorada, que si bien no es espectacular, al menos sirvió para alegrarme la jornada y que olvidara un poco a los ‘profesionales’.



Para finalizar, os cuento la jornada de ayer, la amanecida ya os la conté, pues fue con Antonio como compañero. La verdad es que tal y como le dije a Valladolid, a mi me gusta pescar el sargo con la plea y a la tarde fuimos Jose y yo a ellos. La lluvia había remitido y el viento amainado, aunque la mar seguía escasa y el agua muy clara.



Esta es la postura donde salieron casi todos los que nos trajimos, y fue una gozada el pescarlos.
Picaban pegados a la roca y salían disparados en busca de calado, tirando como malas bestias, era bien divertido ponerlos en tierra. En la primera postura salieron un par de sargos, pero estaba muy complicada de pescar, solo apta para artistas como Jose que fue capaz de poner un par de ellos en tierra pese a lo complicado que estaba de sacarlos.
Aquí os pongo la foto de Jose con los peixes, seguro que alguno mas hubiera puesto en tierra, pero el Barça – Madrid le llamaba XDDD. Yo iba a marchar también, pero no por el futbol, que eso me la trae al pairo, si no porque las bogas me habían dejado sin gambas ni langostino que llevara como cebo. Debí meter también unas tiras de chipi, pero se me olvidaron en casa, y las eché de menos. Pero bueno, fijo que si lleváramos mucho cebo no encontrábamos ni un sargo y nos sobraría casi todo.



Con 8 langostinos que me dejó Jose aguanté un ratito más y puse un par de ellos más en tierra. Jose, uno era un perroncillo de 1,7 kg con tu nombre, ya que salió en el sitio donde ponías tu la bolla, cerca del puntal. Así aprenderás que los partidos se pueden ver en diferido, pero que los sargos hay que pescarlos en directo XDDDD



Me despido con una foto de archivo, donde podéis ver una rompiente excepcional para tentar a las lubinas, y con mis disculpas por lo extenso de la entrada, debería ponerlas de una en una y más cortas, pero últimamente estoy bastante vago a la hora de sentarme frente al ordenador.

Un saludo, y buena pesca compañeros.


sábado, 17 de marzo de 2012

Primer bolo a la lubina en playa

Hola compañeros, al fin nos animamos a pisar arena, pero pese a que la jornada pintaba bien, no obtuvimos resultados.


Una vez elegida playa, Fran optó por quedarse en la izquierda.


Esta vez falló Jaime. Pese a ello éramos cuatro, ya que Jose vino con un compañero  para enseñarle como pescábamos la lubina en playa. Desgraciadamente, sólo se le pudo dar clases prácticas de encarnado y lance ya que no se pudo poner en seco una triste loba.

video

Yo me fui a la derecha de ellos. La mar estaba decente, y con media marea subiendo se puso de libro en la calada que había elegido, formando unos baberos muy guapos para haberlas sacado.

La cosa pintaba bién, así que filete de sardina y cebo al agua. Pese a ello, sólo se sintió una que aún por encima, me ganó la partida. Después de dos buenas carreras, la acerqué y nadó paralela a la playa. Cuando ya creía que la tenía se me desferró.

Otra vez será…, dejaremos pasar un poco más de tiempo antes de volver, a ver si arriman a comer a las playas, que parece que aún no están por la labor.

Como le había dicho a Jose, antes de marchar a por lobas quería dejar el trabajo hecho de testar la vara con un buen perrón de esos que tenemos por estos mares, así que a mediados semana marché a por ellos.


La mar estaba muy escasa para mi gusto, como veis en las fotos de las caladas. Sin embargo el sargo estaba espeso, pero de tamaño muy raquítico, así que casi todo fue devuelto al agua. 

Cuando entró la noche, le puse luz al corcho y seguí sacando sargos, entrando alguno bueno en medio de los pequeños. Al rematar la jornada, tenía 7 para llevar a casa, si bien en esa jornada pesqué más de 20. Hasta que no se metió la noche estuve con un 0,23, pero en cuanto puse gusiluz al corcho, cambié al 0,26 y casi me quedo corto, ya que me entró uno bien guapo que me dio bastante guerra. Una vez lo tuve cansado estuve dudando entre apoyarlo en una piedra o remontarlo, al final decidí esto último y aunque poco rato, algo si lo llevé por el aire. Creo que me atreví más que nada porque la noche era oscura y no veía como doblaba la vara, pero me alegro, ya que tenía ganas de testarla con un perron de mas de 2 kg y al menos me valió para perderle el miedo. Aquí os dejo con la foto de casa y el amigo del que os hablaba XDDD

Un saludo y buena pesca compañeros

lunes, 12 de marzo de 2012

el que llega tarde...


Hola compañeros,  este viernes decidí a última hora salir a dar una vuelta por las piedras, llegué a la zona elegida media hora antes de la plea. Por como se metía la espuma en el mar ya  intuía que estaría pasada, pero no había tiempo de cambiar de zona (a veces soy un lince escogiendo zona, sobre todo cuando voy con el tiempo justo… XDDD).


Eché un ojo a un par de puestas, pero entre que el acceso no era bueno y que cuando voy solo no me gusta arriesgar lo más mínimo, las descarté y marché no sin antes quitarles una foto para que veáis los sitios que me tientan XDDD.  Aquí os dejo otra…


Como la mar estaba bastante irregular, al final me quedé en una que se pesca desde alto y sin riesgo a que la mar te de un susto, si bien cuando entraban las olas gordas, la calada se pasaba.  Lo bueno de dicha calada es que desde la misma posición se puede poner la boya en dos sitios interesantes, ya que hay un saliente en frente que la divide en dos.


este queda a la izquierda…

y a este otro le llegaríamos lanzando hacia la derecha. El poco peixe que me traje picó en esta última y curiosamente con el corcho muy alejado y cuando entraban las series.

Esto compañeros es lo poco que me acompañó de vuelta a casa.

El sábado quedé con Jose que se había decido a salir a incordiar sargos. Para no variar, volví a llegar tarde, con lo que los pocos sargos que había en la zona ya los había trincado el muy canalla… bueno todos no..


Como tuve que dejar de grabar el video para sujetar la vara, os pongo el desenlace en foto:


Un saludo compañeros, que tengáis buena mar y buena pesca.

domingo, 26 de febrero de 2012

Volvemos al pedrero

Hola compañeros,  en estos meses el frío y la poca mar que tuvimos los fines de semana (además de otras historias varias), hicieron que batiera mi record de ir tan pocas veces de pesca. Sólo Jaime y Fran reunieron el valor suficiente para afrontar el frío y dar alguna varada en la playa tras las lobas.

Como se puede observar, su capacidad de sacrificio  obtuvo alguna recompensa.

Aquí os pongo las fotos que me mandaron Fran y Jaime para ponerme los dientes largos. 

Por mi parte, la única vez que lo intenté en playa el resultado fue desastroso, al poco tiempo de clavar las varas en la arena el viento y la lluvia hicieron que a la hora estuviera de vuelta en el coche mojado  y tiritando de frío, así que hasta que no vengan jornadas más aplacibles para esta modalidad, no vuelvo a pisar arena. Bueno, esto lo digo ahora, pero ya estoy pensando en reunir a la cuatrilla y tirar para la playa XDDD

Como resultado de esta jornada obtuve una una buena gripe  y decidí centrarme en el sargo, pero bien pocas veces fui, ya que como dije no había forma de cuadrar el tiempo libre y una mar decente. Las jornadas transcurrieron en general con escasos resultados, algunos decentes se cogieron, pero pocos.
Así pasaron los días desde la anterior entrada, sin apenas coger las varas, pero como hacía tiempo que no escribía y este finde salimos a por sargos, os cuento un poco la jornada, para que veáis que aún no me he retirado y sigo dando guerra por esas piedras XDDD.




En la foto podéis ver a Fran este viernes, quedamos en una zona donde el mar se vino a menos y fue difícil pescar. Yo renuncié a buscarlos y me quedé a esperar que llegaran, cosa que valió para que Fran me palizara, ya que al final y cuando ya casi no se veía la boya Fran dio con ellos y pescó bien en un momentito, alguno sacó bien bueno, pero no hay fotos ya que nos reunimos en los coches.



El sábado quedé con Jose y nos fuimos a por ellos, en la foto la zona elegida. Había algo menos de golpón que la jornada anterior, pero aún así la mar estaba bastante irregular lo que hacía que las caladas se pasaran en las series y perdieran casi el color en las quedadas.

Para no variar, esta vez también fui yo el que menos pesqué, solo cuatro me traje de vuelta, y porque Jose me cedió un sitio en la calada, ya que fue el quien los encontró. Los dos pescamos con boya ‘gorda’  y unos 5 metros de calado. Yo me quedé sin gamba y langostino, y tuve que gorronear unas tiras de chipirón para acabar la jornada. La verdad es que me costaba muchísimo clavar los sargos, y cuando lo conseguía, al ratin se desferraban. Yo eché la culpa a los anzuelos, ya que no eran los habituales (alguna disculpa había que poner para que no se notara lo inútil que soy XDDD).



Estos son los peixes que nos llevamos, algunos buenos hay. Los dos super gordos de la jornada que me entraron, ambos me rompieron el FXR del 0,23  que usaba, vamos, que no tenía yo el día muy inspirado…, pero se pasó bien, la temperatura fue agradable y se disfrutó la jornada.

Un saludo amigos, perdonar la calidad de las fotos ya que me ‘acordé’ de sacarlas cuando había poca luz. Os dejo con un video que le saqué a Jose y… bueno, ya sé que debería estar calladito cuando los saco, pero es que no aprendo.